Terror punk

Por Miguel Blasco 

 

  • Título: Los peligros de fumar en la cama
  • Autor: Mariana Enríquez
  • Editorial: Anagrama 
  • Lugar y año: Barcelona, 2017

 

El terror de Mariana Enríquez, más que gótico (aunque contiene muchos elementos góticos), es punk: sexo, drogas, música, alcohol y un soterrado desprecio por el sistema establecido. Es un terror profundamente latinoamericano puesto que los elementos fantásticos entre los cuales orbita son la macumba brasileira, la santería, el Gauchito Gil, la Santa Muerte, el mal de ojo, la ouija y el sincretismo.

Es un terror post-post moderno, puesto que muchos de los cuentos nos retrotraen a imágenes o situaciones de películas de los setenta, de los ochenta, de los noventa: Beetljuice, El exorcista, David Cronenberg, Dario Argento, La bruja de Blair, Actividad paranormal.

Es un terror femenino en el que residen los miedos más profundos de la mujer y en el que la autora hace uso de la sexualidad para generar inquietud (los pasajes de las masturbaciones atroces de la protagonista del cuento Donde estás corazón dejan mella tras la lectura).

Y es un terror “real”, dado que lo social, la exclusión, las profundas desigualdades, la pobreza que convive en la villa frente a una riqueza inalterable son la materia prima para la construcción de lo terrorífico. De esta colección de relatos —y aquí uno nunca sabe si es una decisión de la autora o viene dado por parte de la editorial— destacaría su excelente progresión. Los cuentos transitan de lo cómico a lo verdaderamente espeluznante. Recomiendo no leer los últimos a solas en una noche de tormenta porque acongojan.

Haré un breve repaso de cada una de sus piezas:

El desentierro de la Angelita juega con una “aparecida” estilo Beetlejuice, un fantasma encarnado, medio podrido y juguetón, desubicado, que movilizará a la protagonista hasta su antigua casa familiar para descubrir finalmente que ésta ha sido transformada gracias a la especulación inmobiliaria.

La virgen de la tosquera es ya un cuentito más cabrón, en el que aparecen esas muchachitas punks que tanto le gustan a Enríquez (ella lo fue) y en el que los celos adolescentes acabarán pasándole una mala jugada al grupo.

En El carrito aparece lo social, el terror real, el cuento esconde una poderosa metáfora sobre las crisis económicas que cada tanto asolan a Argentina.

El aljibe es una narración sublime sobre la locura y la depresión y como éstas suelen ser heredadas, desgraciadamente, por vía familiar.

Rambla triste parece responder por fin a la cuestión: ¿por qué les gustará tanto a los argentinos Barcelona?, y lo hace para mofarse de la ciudad condal y sacar sus miserias a flote, incluida una demoledora crítica contra sus despiadadas fuerzas represivas, los Mossos d´Esquadra.

El mirador es un cuento fabuloso porque está escrito desde el punto de vista de una fantasma. Aunque en determinado momento hay un requiebro y el cuento pasa a ser contado por una mujer de carne y hueso. De nuevo aparecen la locura, la depresión, los abismos mentales, el sufrimiento y el malestar vital.

Carne nos ofrece una parábola sobre el fenómeno de las groupies y la necesidad de la gente de acostarse con sus ídolos llevada hasta un extremo caníbal. Deliciosamente repugnante.

Donde estás corazón condensa un cuento morboso y perturbador, en el que la autora sabe darle una vez más la vuelta a la trama y poner en evidencia la tremenda soledad de las sociedades contemporáneas y la necesidad casi fetichista de tan solo escuchar un latido, un palpitar, en medio del frío.

Ni cumpleaños ni bautismos es una oda a los frikis en la que un tipo al que le gusta el audiovisual y quiere sacar algún rédito de ello (pero se niega a caer en los típicos videos mercenarios de bodas, bautizos y comuniones) publica el siguiente anuncio: se graban videos extremos.

Chicos que faltan habla de niñas y niños de la villa que se daba por desaparecidos, algunos de ellos con pruebas fehacientes de que habían entrado en las mafias de trata de blancas y prostitución infantil, niñas y niños que se daban ya por muertos, un buen día, regresan. Pero, ¿son los mismos?

Los peligros de fumar en la cama, a priori, resulta el cuento más desconcertante puesto que prescinde de todo elemento sobrenatural y parece que rompe un poco la tónica del libro, pero si uno se pone a pensarlo en frío es el cuento más terrible: habla de ese miedo femenino de quedarse, como se dice habitualmente de forma desagradable , “para vestir santos”, soltera y sin compromiso.

Un libro magistral.

Lee un fragmento aquí.

Compra el libro aquí.

 

Miguel Blasco bio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s