Mirar o ser mirado, ésa es la cuestión

Por Miguel Blasco 

 

  • Título: Kentukis
  • Autora: Samanta Schweblin
  • Editorial: Random House Mondadori
  • Lugar y año: Madrid, 2018

Solamente por la cantidad de enzarzados debates que esta novela ha generado entre cuantos la hemos leído merece la pena. ¿Se quedó corta Samanta? ¿No contó todo? ¿La novela es un guion para Netflix disfrazado de novela? ¿Le da realmente un carpetazo definitivo a 1984 y a Un mundo feliz? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué? ¿Qué se esconde tras los Kentukis realmente? Debates en los que muchas veces uno ha tenido que ejercer de abogado del diablo tomando posiciones o muy en contra o muy a favor para sacarle todo su jugo.

A mitad de camino entre los Gremlins y los Pokémons, entre el terror analógico y el digital, entre las famas y los cronopios, se encuentran los Kentukis, inquietantes bichitos que Samanta Schweblin ha ideado para hablarnos de un mundo en el que personas muy solas espían a personas aún más solas de manera legal y sin ningún tapujo. La cosa se ha oficializado a través de unos peluches adorables con cámara, micrófono, batería de larga duración y conexión inalámbrica que permiten dos formas de vouyerismo: estar las 24 horas atento a la vida de la persona que se compre uno –ser su mascota- o, al contrario, ser “el amo”, adquirir uno de los peluches y saber que, al otro lado, un ser humano está teniendo acceso a toda tu vida, en directo, online, desde cualquier parte del globo. A ese grado de “ventana indiscreta” le apuesta Schweblin.

Estamos ante una novela globalizada, decíamos que casi guión cinematográfico ya listo para ser rodado (puestos a pedir, por favor, que la dirija Lucrecia Martel) que transcurre trepidantemente entre Oaxaca, Vancouver, Tokio, Lima, Italia, Chile, y en el que cada capítulo tiene la forma de un relato.

No quisiera adelantar mucho más.  Me encantó ese pirata que hackea códigos y se pregunta cómo es posible que sigan subiendo los precios de las conexiones para ser mascota. “¿Realmente había más gente interesada en mirar que en ser mirada?”. Gran cuestión del siglo XXI.

“Aunque al final, si una no elige a los padres, ni a los hermanos, ni a las mascotas, ¿por qué entonces tendría la libertad de elegir de qué lado de un kentuki estar?”. Otra gran cuestión.

Y por fin este párrafo glorioso en el que la idea de la novela se replantea desde la propia novela y que en todos los acalorados debates cito como el párrafo capital:

“¿De qué trataba toda esa estúpida idea de los kentukis? ¿Qué hacía toda esa gente circulando por pisos de casas ajenas, mirando cómo la otra mitad de la humanidad se cepilla los dientes? ¿Por qué nadie confabulaba con los kentukis tramas realmente brutales? ¿Por qué nadie metía un kentuki cargado de explosivos en una desbordada estación central y hacía volar todo en pedazos? ¿Por qué ningún usuario de kentuki chantajeaba a un operador aéreo y lo obligaba a inmolar cinco aviones en Frankfurt a cambio de la vida de su hija? ¿Por qué ni un solo usuario de los miles que circularían en ese momento sobre papeles realmente importantes tomaba nota de un dato de peso y quebraba la bolsa de Wall Street, o se metía en el software de algún circuito y hacía caer, a una misma hora, todos los ascensores de una decena de rascacielos? ¿Por qué ni una mísera mañana amanecían muertos un millón de consumidores por una sola decena de litros de litio volcados en una fábrica brasileña de lácteos? ¿Por qué las historias eran tan pequeñas, tan minuciosamente íntimas, mezquinas y previsibles? Tan desesperadamente humanas”.

Pésele a quien le pese, los kentukis ya están entre nosotros. Los descubrimos en la pasada edición de la FIL de Guadalajara. ¡Los vendían cual inocuo juguete para que los niños no lean, pero todos sabemos que en realidad hay alguien al otro lado!

47324507_582659908846228_1024695492207968256_n
Feria del Libro de Guadalajara 2018

Lee un fragmento del libro aquí.

Compra el libro aquí.

Miguel Blasco bio

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Una entrada muy interesante! Hace un par de días pude ver una entrevista con Samanta, y me encantó todo lo que decía sobre su nueva novela, espero poder leerla más pronto que tarde. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pásanos el enlace de la entrevista, si puedes. ¡Gracias!

      Me gusta

Responder a The Ginger Elvis Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s