Girls Just Want To Have Fun

La memoria del alambre es un canto a ese carpe diem perpetuo de la juventud, una confirmación vitalista—y dolorosa— de esa famosa máxima: en la juventud vivimos, luego sobrevivimos.