El mal de Portnoy 50 años después

Por Raquel Verdugo

  • Título: El mal de Portnoy
  • Autor: Philip Roth
  • Editorial: Random House
  • Lugar y año: Barcelona, 2013 (1969)

El mal de Portnoy es una novela genital. Las diferencias entre una novela pornográfica y una novela genital son varias. Mientras la novela pornográfica pretende ensalzar el acto sexual, la novela genital exhibe el yugo que el sexo masculino impone al hombre. El hombre en concreto es Alexander Portnoy, un estadounidense judío con la misma edad de Jesucristo en el momento de su crucifixión, y con algún que otro problema de carácter social. De hecho, la novela transcurre en una sesión de psicoanálisis. El psicoanálisis freudiano constituye el marco perfecto para escarbar en los recuerdos de Portnoy, cuya versión de la realidad está gravemente mediada por su falo y por su deseo de transgredir la moral judía. Ambas necesidades colisionan con el espíritu de su comunidad después de la II Guerra Mundial y originan en el protagonista una serie de contradicciones irreconciliables. Por ello, Portnoy se mantiene durante toda la novela pasando de un estado de hiperconsciencia racional a otro de embrutecimiento. Durante sus periodos de lucidez saca la artillería de superdotado intelectual y dinamita con su sarcasmo la forma de vida estadounidense. Divide a la población en dos grandes categorías, los judíos y los goy (no judíos) y se dedica a reducir en estereotipos culturales altamente fidedignos a los miembros de ambas clases. La estupidez es la característica común de sendas condiciones humanas. Merece mención aparte la mujer no judía también llamada shikse. La shikse, a ojos del adicto a la masturbación pública Alexander Portnoy, es el espécimen que imposibilita el curso normal de su vida. La mujer no judía es para el varón judío de la década de los sesenta un catalizador de la depravación sexual promovida por la prohibición y la simplicidad neuronal del hombre. Philip Roth se esmera en detallar cómo la sexualidad masculina se erige en los pilares fundamentales de la lujuria, la ira y la culpa. El paciente Portnoy traza diversas líneas freudianas para explicar sus patologías sexuales. Cuenta, entre otros, los recuerdos bochornosos de su infancia haciendo hincapié en la dominación de su madre del ámbito doméstico. Vincula el surgimiento de su fetichismo y voyeurismo con las piernas de su madre judía y retrata a su padre como a un hombre castrado y estreñido que ocupa una falsa posición de patriarca familiar. La represión casi violenta que ejerce el rol materno en la infancia envilece aún más a este personaje que quiere huir continuamente de su conciencia moral. Es la naturaleza rudimentaria de su deseo lo único de lo que no puede escapar y en esa medida los genitales, asociados a su todo constitutivo, la masculinidad, son un yugo para él. Otra diferencia entre una novela pornográfica y una novela genital es que mientras la primera intenta que el lector se adentre con regocijo en la descripción del acto sexual, la novela genital se empeña en destapar lo ridícula que es la pulsión sexual en un hombre adulto. Ridícula por primitiva, ridícula por avasalladora y ridícula porque niega la capacidad ética del hombre. Una ética que por otro lado Portnoy se esfuerza en recomponer desde su posición de político integrador de minorías. La incoherencia de estas dos posiciones lo acorrala cada vez más en la repulsión que se suscita a sí mismo y lo hace estallar en un grito último que hace las veces de eyaculación. El mal de Portnoy es un acto demencial y frenético que rompe con el sistema prosístico del Roth anterior, catapultándolo como uno de los escritores más valientes de la literatura contemporánea. Valiente por romper lo políticamente correcto, valiente por desternillante, valiente por geni(t)al.

 

Lee un fragmento aquí 

Compra el libro aquí

 

Raquel bio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s