El sueño de lo real

Por Joana Medellín

  • Título: Sal de alacrán
  • Autor: León Cuevas
  • Editorial: Ediciones Periféricas
  • Lugar y año: Ciudad de México, 2019

Sal de Alacrán es un conjuro que busca fugar la memoria enjaulada en los barrotes de la metafísica a través de diversas narraciones mitológicas. Es una propuesta literaria que descubre su propia matriz de significados al desgajarse en una voz poética que plantea un organizado sistema de niveles tróficos, cuyas conexiones, en correspondencia de energías y nutrientes, van dando estructura a un ejercicio filosófico que se justifica a través del lenguaje poético.

Desde las primeras páginas Cuevas deja clara que la estrategia, o en todo caso, la epistemología de la que hará uso, será ir aumentando la vehemencia de la búsqueda en un frenesí de tropos; así el escrito aumentará en fuerza y en su énfasis para conducirnos de lo terrenal a lo celestial, partiendo de la anágoge, y usándola como una montaña rusa hasta finalizar el recorrido del poemario, que  busca incansablemente una explicación profunda de su percepción mística.

Lejos del nihilismo la voz poética se decide por la exploración lingüística y a través de la polisemia de un mismo significante se monta en el aliento que da cuerpo al poemario.

 …me desintegro y me fragmento en cuadros acústicos

partículas de nada que trascienden en partes totales

 sin forma continúo entre los pasos y el andar

ando a formas pasadas

formo continuados pasos

paso continuamente formas

por formas de suspiro

 suspiro una forma

exhalo un suspiro

y dejo de ser parte de mí

Cuevas se desmarca de las formas ordinarias de puntuación como en una elongación de extremidades que buscan alcanzar  una voz propia. La constitución significativa de la voz poética desde su mismidad. Así como enuncia su poema, el autor dibuja, usando la hoja como un gran lienzo. Sin puntuación formal, Cuevas descubre el flujo de su voz en una rítmica que usa la versificación  para crear estampas. La regla que vincula a los poemas no es aquella dada por el confeti de las comas, los puntos o las comillas, sino la rima asonante, la anáfora y la interlocución directa con el lector.

Esto le permite alcanzar álgidos puntos de flexión lingüística, que en otras instancias de la escritura que busca conocer-, probablemente resultarían absurdos o demasiado emocionales. Sal de Alacrán es una duda ontológica que se va problematizando con la misma voluntad con la que se camina en la selva. Ya se decía, desde hace tiempo, que la mucha claridad es como la mucha oscuridad, ninguna permite ver. Así, la voluntad que explora la duda va tejiendo con los dioses de todas las culturas, preguntándose sobre el alma, el ánima, el espíritu. Cuevas, uno a uno, los deshilvana para mirarlos y sentir la textura nudosa de cada una de las fibras que constituyen a la gran narración humana:

…dejé de ser desde tener memoria

y desde perderla dejé

perdí todo por serlo

ser el ser

no ser

comenzar a ser

Cuevas se adscribe, en tanto narrador metadiegético, en  “lo real maravilloso”, y a través de la anamnesis, el ritual de la poesía revive los signos y vivencia nuevamente; no desde la nostalgia, sino desde la vitalidad; la diégesis da lectura a situaciones, acciones, atmósferas y movimientos que provienen de una cadena de rememoraciones enriquecidas con miradas nuevas que recrean el presente con mayor vigor que el pasado.

obeya para la eternidad

obeya por la justicia

obeya por la verdad

obeya todos los dioses,

son flor de luz

 y no de temor

como se le teme a la serpiente

como se le teme al arcoíris

como se le teme a la muerte

como se le teme al presente

porque así nos enseñaron a tener el miedo de entender

de entenderle a la vida

de mirar frente a frente al final

nos educaron para temerle a todo

y creces teniéndole miedo a ellos

temiendo a los rituales

temiendo a los tambores

temiendo a los sacrificios

temiendo a los funerales

pero presencié que el funeral es la última y mejor fiesta

yo, blanco ignorante, curioso

Cuevas indaga el tema de la identidad como si ésta fuese una acuarela que se mezcla en el godete de la angustia existencial y el mito, desde el agridulce sabor de la disforia, aquél que puede crear el saberse condicionado por marcas culturales:

…y así te pregunto

 de hombre blanco

a hombre blanco

¿de verdad eres quien define lo que es puro?

¿de verdad defines quién es un dios y quién no?

pero bueno

soy solo un ignorante blanco

curioso

con estampas sociales

 de infancia barroca

rebeldía minimalista

y búsqueda que nunca acaba

repleto de santos labrados

 y temiendo a la muerte…

Sal de Alacrán cuestiona la geografía cultural y los símbolos que le pertenecen. Problematiza el estado de sitio en el que yace la voz poética y la hace añicos, trayendo al papel elementos de otras culturas y latitudes para reinventarse en ellas. Entre elementos botánicos y nombres de dioses, encara fenómenos sociales de profunda importancia como la colonización, el racismo y el despojo milenario que han vivido grupos sociales colocados en el cono sur del mundo. El saqueo de arquetipos y la mercantilización de lo ritual se ligan a las indagaciones por la muerte, como si fuera ésta el manantial del que brotan los cauces ciegos del río que no se explica quién es.

A través de metáforas que le permiten habitar como origen “el alba”, “los doce tonos” y “el dibujo sobre el contorno del mundo”, avanza a la gran duda de ¿por qué ha venido a ser el destierro el destino que la blanquitud ha deparado a tantos grupos sociales? y con un dejo de desprecio frente a lo que se ostenta como respuesta, escribe:

 … no sabe estar completamente triste

por ende no sabe cómo es la alegría

al mínimo grado de emoción extrema

el blanco la sustituye

con el derroche

con la imposición

con el desenfreno

con la sangre ajena

con la mutación de las leyes

con la cacería de los dioses

y se expande, se expande, se expande

Cuevas echa mano de tropos que van desde el oxímoron hasta la antítesis para hablar del yo, frente al otre. Se reconoce constreñido en el pigmento y se deconstruye como forma de conocerse, logrando así un análisis desde la aproximación filosófica que aterriza en una crítica de espectro social. Parece que el poeta logra estar de pie en el centro, desde el cual que divisa, como si mirara todas las orillas, otra posibilidad del “yo” y sobre todo, una posibilidad más para el “otre”, una más cercana.

“Vudú Canto a la vida”, último poema dividido en tres partes, abunda sobre lo abrumador de la duda existencial pero de una forma vitalista y humilde:

  …nosotros no sabemos nunca qué pedir

el deseo es inmenso y

tan basta la ignorancia

de nuestro propio anhelo

de nuestra propia existencia

Prosigue:

 …mientras que nosotros necesitamos espíritu

el espíritu divaga solo por las selvas y los bosques desnudo,

santo, santa su auto devoción

santificado sea en la profundidad de la floresta

sacro sea el misterio // divino sea el umbral

santa sea la sangre como llave maestra                             

Sal de Alacrán es un ticket a las carreteras que viajan hacia adentro. Un poemario que “era un sueño que vivía en lo real”.

 

Compra el libro aquí 

 

bio-joana.jpg

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. leealgo.com dice:

    Please note a good promotion for victory. leealgo.com
    http://bit.ly/2Ky695l

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s