La historia desenmascarada

Por Guillem Borrero

  • Título: El orden del día
  • Autor: Éric Villuard
  • Editorial: Tusquets Editores
  • Lugar y año: Barcelona, 2018

Aunque hayamos nacido mucho después del fin de la Segunda Guerra Mundial, no es raro que la mayor parte de nosotros estemos habituados a imágenes de Panzers IV cruzando a toda pastilla la campiña francesa. Hemos visto mil veces a Hitler posando en los Campos Elíseos con la Torre Eiffel de fondo en junio del 40. Sabemos qué es la blitzkrieg y nos ha sobrecogido una y otra vez el ataque envolvente sobre Stalingrado, el abandono de miles de soldados nazis en la bolsa cerrada por el Ejército Rojo. Por eso, entre otras razones, es un prodigio que, en El orden del día, Éric Villuard (Lyon, 1968) se abstenga de narrar esas escenas y, en cambio, se consagre a revelar los engranajes silenciosos ―y por ende, mucho menos cinematográficos― que hicieron posibles esas archiconocidas escenas que  no fueron escenas; fueron historia, y como la historia nunca debe escribirse en pretérito, siguen siendo historia.

Vuillard, en este libro ganador del Premio Goncourt 2017, saca a la luz, mediante un estilo pulcro que hermana el rigor histórico con la ironía, los momentos menos épicos del despropósito nazi, las decisiones más desacertadas y las actuaciones más ridículas; un conglomerado digno de la chapucería cuyo monopolio el mundo nos ha endilgado a los hispanos. Pero los nazis también fueron humanos. Y Hitler no fue el genio que se dice que fue. De ahí que, como montados en un dron, podamos contemplar por fin, a modo de ejemplo, los impresionantes carros blindados nazis chapoteando en los lodazales ocasionados por el deshielo primaveral, generando tal monumental colapso de tráfico en la frontera austriaca que la invasión disfrazada de anexión parece, más bien, una huelga de transportistas, un corte de avenidas centrales al estilo Uber versus taxistas.

Además, nos recuerda el autor, si aquel ensayo del apocalipsis sucedió, fue por algo más que la insuperable maldad de los nazis combinada con su inteligencia, arrojo y capacidad de medir el momento histórico. Quién no se lo ha preguntado: ¿cómo fue posible? En serio, ¿cómo pudo suceder todo aquello? Vuillard nos demuestra que, por supuesto, también jugó un papel clave la sempiterna estupidez humana, la cobardía, un oportunismo escogido, probablemente, por pura casualidad, y una gran dosis de criminal insensatez.

Así que, aquí, la misión de Villuard es múltiple. Pasa por poner nombre y apellidos a los actores de indecencias poco ventiladas y que sucedieron, eminentemente, en elegantes despachos entre 1933 y 1939. Nos muestra reuniones de empresarios que babearon ante las promesas de Hitler en materia laboral, pues permitir a cada patrono ser un Führer de su empresa, no fue un caramelo fácil de rechazar para los cabecillas de Bayer, Siemens, Telefunken, Opel, Krupp, Agfa… Asistimos, a su vez, a ominosas conversaciones entre el soberbio canciller alemán, Hitler, y el dubitativo dictador de Austria, Schuschnigg. O a escandalosos almuerzos celebrados por Chamberlain en Londres, con invitados de la talla de Ribbentrop, a la sazón ministro nazi de Asuntos Exteriores, al mismo tiempo que, al otro lado del continente, las orugas de la Wehrmarcht ya hollaban suelo austríaco.

¿Pensaban que todo eso ya era historia, un lejano objeto de estudio incapaz de darnos alcance, es decir, inofensivo? Sorpresa.

Sin embargo, aunque la pluma de Villuard salpica a muchos que se creían indemnes, su lección no es, estrictamente, una lección. No hay moralismo en estas páginas. El autor no habla del coraje que faltó, tampoco de lo que se pudo haber hecho y no se hizo. “El orden del día” nos dice, más bien, que para que las empresas humanas se conviertan en infernales no hace falta mucho más que una gran irresponsabilidad  mezclada con una gran laxitud moral. Este libro nos avisa, más bien, que no debemos bajar la guardia: mientras los humanos sigamos siendo humanos, hay que estar alerta.

Lee un fragmento del libro aquí

Guillem Borrero bio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s