La última gran novela americana

Por Miguel Blasco

  • Título: La casa de hojas
  • Autor: Mark. Z. Danielewski
  • Traductor: Javier Calvo
  • Editorial: Alpha Decay /Pálido Fuego
  • Lugar y año: Barcelona, 2013

 

La casa de hojas es la novela que todo joven o maduro editor del siglo XXI que se precie debería tener como libro de referencia, ya sea solamente por el hecho de poner en práctica a nivel de ejercicio/reto de maquetación todas las virguerías que ésta propone: escritura en diagonal, boca abajo, piramidal, en columnas múltiples y cruzadas, fragmentos reencuadrados, cambios de color, subrayados, tachados, collages tipográficos y unas notas al pie de página que, por momentos, parece que se comen –¡literalmente!– al texto principal.

Esta novela es, al mismo tiempo, el buque insignia, la deslumbrante carta de presentación de una de las mejores editoriales de nuestro país: Alpha Decay, esmerada fabricante de libros bellos y atractivos, tanto en contenido como en forma, ¡qué portadas! Entrar a una librería y no querer llevárselos todos es un suplicio que se repite a menudo, más aún sucederá al encontrar este tesoro.  

En cuanto a su estructura, es inevitable pensar en Rayuela de Cortázar y su juego constante con la fisicidad del soporte: vamos a tener que girar el libro, darle la vuelta, saltar de página, volver. En cuanto a su contenido, la cosa se complica de veras puesto que la novela de Mark Z. Danielewski (cineasta frustrado metido a novelista) es un sofisticado artilugio post-posmoderno, un cocktail embriagante en el que se han mezclado alcoholes de alta y baja graduación, tan dispares que uno solo puede tratar de discernirlos tras una dura resaca.

Borges como motor de la trama -básicamente la historia que cuenta la novela es la de una casa a la que le sale un Aleph en pleno pasillo- y Borges como creador de cosmogonías enteras, el libro está plagado de referencias a otros libros, a estudiosos, críticos, filósofos y artistas inventados. Poe y Lovecraft: toda la novela se articula en torno a la idea de “manuscrito encontrado” y un terror latente, incomprensible, externo, brutal, acecha en gran parte de sus páginas. Georges Perec y Raymond Quenau: proliferan las enumeraciones interminables, el juego de palabras, los criptogramas (pienso ahora en aquel célebre “Cómo pedirle un aumento de sueldo a tu jefe”). Dostoievsky: buena parte de la novela es el torturado monólogo interior de un hombre que se abisma. Bolaño: por los toques de humor socarrón y por el propio intento de querer construir una especie de 2666. Joyce y Beckett: algunos fragmentos son densos, descaradamente atragantantes.

“Todavía tengo pesadillas. De hecho, las tengo tan a
menudo que ya debería haberme acostumbrado. Pero no.

La verdad es que nadie se acostumbra a las pesadillas.”

A los hombros de todos estos gigantes se ha aupado Danielewski para construir su casa, lo que no le quita méritos, al contrario, su complejidad radica en que lo mezcle con literatura pulp de serie B, con ideas sacadas del best seller más tramposo de Stephen King o con películas de terror estilo Poltergeist, The Abyss o Esfera.

Por su monumental extensión, por todas esas hibridaciones y juegos, La casa de hojas nos viene a recordar vivamente que un libro, un buen libro, no es más que la casa donde uno habita.

«Toda esperanza o temor de que la novela experimental fuera una aberración del siglo XX quedan truncados por la aparición de La casa de hojas de Mark Z. Danielewski, la primera gran novela experimental del nuevo milenio. Y es un monstruo. Deslumbrante.» The Washington Post

 

«Uno de los libros más originales de la literatura norteamericana contemporánea. […] Una obra entre la novela de aventuras y terror y el ensayo metaliterario, un ambicioso ejercicio de literatura vanguardista en el que se pueden rastrear los trazos de autores como Melville y Conrad, pero también Borges o Bolaño. Un ensayo, también, visual, atravesado por numerosos juegos tipográficos.» JORGE CARRIÓN, Cultura/s – La Vanguardia

Lee un fragmento de este libro aquí 

Miguel Blasco bio

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s