El monstruo de la memoria

Por Guillem Borrero

41fAB+PH+dL

 

  • Título: El monstruo de la memoria
  • Autor: Yishai Sarid
  • Editorial: Siglo Editorial
  • Año: 2020

 

 

¿Hay tema más trillado que la Segunda Guerra Mundial? ¿Por qué sus millones de historias individuales siguen siendo interesantes para el público actual? ¿Acaso es posible decir nada nuevo sobre un episodio histórico tan manido?

Cualquier que se haya propuesto seriamente contar una historia, cualquier historia, sabe que la clave no reside en el qué, sino en el cómo. Hay que fijarse en la sombra que proyecta el árbol sobre el camino, no en el árbol en sí, enfocarse en el humo que se eleva desde la hoguera, no en las llamas. Cuando el “qué” es la Shoá, el debate en torno a la manera de abordarlo se vuelve especialmente delicado. Los datos en bruto, la estadística, son fríos; uno se siente inhumano al quedarse tal cual tras oír seis millones, veinte millones, sesenta. Por eso el cómo cobra tanta importancia. Porque la Shoá, pese a que por culpa de algunos esté tan trillada, no es cualquier tema; sigue siendo El tema. A veces incluso me da por pensar que uno debería ganarse una licencia especial para poder hablar sobre ella, para poder tratarla. En este sentido, el monumental ejercicio de Yishai Sarid en El monstruo de la memoria le granjea, de largo, ese supuesto derecho.

Doctor especialista en la Shoá, el narrador de “El monstruo de la memoria” es un historiador israelí que se dedica a acompañar turistas de su país a los campos de exterminio nazis en Polonia. Ser guía no es una vocación para él, sino tan solo un empleo bien remunerado para ir tirando. En un inicio, su profesionalidad le granjea la admiración de clientes y superiores. No hay nadie más documentado, nadie más meticuloso. Recibe tantos encargos que pasa más tiempo en Polonia que en Israel, lejos de su mujer y su recién nacido hijo. La fundación judía para la que trabaja le felicita una y otra vez, le deriva clientes de diferente tipo, más o menos legos en la materia, de mayor o menor edad: deviene un experto.

Sin embargo, con el transcurso del tiempo empiezan a llegarle críticas. Algunos clientes comentan que en su estilo, a la hora de hablar sobre el tema, hay demasiada frialdad. ¿Dónde queda la pasión? ¿Cómo puede no emocionarse un orgulloso israelí al dar cuenta de semejante episodio histórico? Asume su culpa, es verdad, promete ser más cercano. Pero aunque lo intenta y se esfuerza, algo no encaja. Cada vez que se enfrenta a algún turista especialmente interpelado por el tema, una extraña fricción surge inevitablemente. ¿Qué sucede? ¿Por qué cada vez le cuesta más sentirse identificado con sus compatriotas y defender su causa? ¿Por qué, de pronto, incluso juguetea con cierta empatía hacia los alemanes? ¿Qué lecciones cree que hay que aprender de sus visitas? ¿Y qué sacan realmente en claro esos israelís que a diario viven el conflicto con los palestinos desde un solo punto de vista?

Hace muchas páginas que lo intuimos: hay algo agazapado en el texto, algo que lo enturbia, cierta oscura presencia que lo empapa y resignifica. Tal vez el narrador esperaba que este momento nunca llegara, pero el lector, que ha podido leer el título del libro antes de empezar, no es tan ingenuo. Por fin lo entendemos: pasearse por el horror, aunque sucediera en el pasado, de algún modo implica convocarlo. Al monstruo. Y tiene sus costos: en cualquier persona sana, semejante paseo con semejante compañía no puede menos que generar síntomas. El narrador ya no es capaz de controlarlos.

El monstruo de la memoria es una sagaz y profunda reflexión sobre el modo en que la memoria se transmite y/o inserta en la historia, sobre si acaso es posible esta transmisión, o si bien debemos resignarnos a una simulación de la misma, a un esforzado, pero infiel simulacro cuyas consecuencias pueden ser aun más funestas que el olvido.

Guillem Borrero bio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s