Corrido vilamatiano

Al escritor amado hay que publicitarlo, recomendarlo, ser una miss o mister Amazon en potencia, regalarlo, leerlo en voz alta con la persona querida, citarlo, llevar sus libros de paseo, dejarlos expuestos en inverosímiles rincones.