Una distopía boliviana

“Sus cerebros procesaban la barbarie, convertían la masacre en información útil. Sobrevivían al mezclarse con todo lo que les provocaba asco…”