El último lector de Umbral

Soy umbraliano confeso, casi hooligan, comulgo con su personalidad literaria excesiva: tan sobrado iba que se inventó su propio género literario.