El disfraz del novelista

Carlos Monsiváis, al final de su vida, le confesó a Poniatowska que había dejado de leer novelas.