¿El escritor nace o se hace?

La belleza de dedicarse a escribir radica precisamente en dedicarse “a pesar de todo”. No existe condición óptima ni reglas, ni jerarquías ni mundos fantásticos, es guerra.