El disfraz del novelista

Elena Poniatowska me contó que Carlos Monsiváis le confesó, al final de su vida, que había dejado de leer este género.

La descomposición del yo

Adriana Abdó consigue a lo largo de doscientas páginas que el lector encarne la dolorosa existencia del poeta austriaco Georg Trakl.